menú

 · TENDENCIAS ·

EL SOLITARIO

Por qué es el símbolo de la pedida de mano

anillo solitario

¿Cuántas veces hemos visto e imaginado esa típica pedida de mano en la que aparece un solitario en cualquier lugar escondido? Es la típica escena cinematográfica con la que todas hemos fantaseado. Pero, ¿por qué un solitario y no otro tipo de anillo?

Pues si nos atenemos a la historia, nos cuenta que en el año 1477, Maximiliano I de Austria decide casarse con María de Borgoña y para mostrar el poder que tenía como rey y emperador le regaló el primer anillo de compromiso con diamante de la historia. Posteriormente, Tiffany introdujo la montura sencilla y una única piedra. Así nació el anillo solitario y se convirtió en el símbolo de la pedida de mano.

Por lo tanto, un anillo solitario es, básicamente, aquel que está compuesto por una sola piedra engarzada en un aro de metal. La piedra suele ser de carácter precioso o semiprecioso, aunque en la mayoría de los casos el material elegido es el diamante. En cuanto al metal, lo habitual es que sea oro, tanto blanco como amarillo.
Seguramente estamos hablando del anillo de compromiso más regalado en las pedidas de mano. Puede que esto nos haga pensar que se trata de un anillo clásico, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Como todo, el solitario también ha ido evolucionando y ahora disponemos de infinidad de modelos, desde los más sobrios y sencillos a otros más modernos.
Pero lo más importante a la hora de elegir un anillo de compromiso o, en este caso, un solitario es saber y conocer a la persona a la que se lo vamos a regalar. Saber cuáles son sus gustos y su estilo. Se trata de una joya para toda la vida y es fundamental acertar en su elección. Lo único claro es que sea como sea el anillo, un solitario es siempre una garantía de éxito en la pedida de mano.

 

ELE KA

ELE KA

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información. Aceptar