menú

 · TENDENCIAS ·

SOLA EN UNA BODA

Ir a una boda sin compañía ¿si o no?

sola en una boda

Creo que todas recordamos el mítico final de “La boda de mi mejor amigo”, cuando George (Rupert Everett) llega a la boda para consolar a una solitaria Julianne (Julia Roberts) y bailar con ella el tema 'I say a little pray for you'.

Julia estaba ahí sola, viendo como el amor de su vida se casaba y ella, pese a sus múltiples intentos, no podía impedirlo. Pero no hace falta que nos pongamos tan melodramáticos para imaginar a una invitada sola en una boda. Hay múltiples razones para ir sin pareja a una boda. Si es tu caso, hoy te contamos algunos consejillos para disfrutar tanto o más que si fueras acompañada.

El primer consejo es que te prepares. El hecho de que estés sola va a hacer que tengas que hablar con gente con la que en otras situaciones no lo harías, así que cuanto más claro lo tengas mejor. Busca cosas que tengáis en común, que será uno de los dos contrayentes, al menos, e intenta seguir una conversación.

Ten seguridad en ti misma. Para eso vas a necesitar no solo comodidad con lo que llevas puesto sino sentir que vas espectacular para la ocasión. Eso te templará los nervios seguro.

Si tienes mucha confianza con alguno de los novios (y seguro que la tienes porque si no, no estarías ahí) pide con antelación que te cuenten la mesa en la que vas a estar sentada o directamente elige con quien quieres sentarte según las referencias que te den los contrayentes. Si te sientes cómoda en la mesa, lo demás fluirá con naturalidad.

Y, lo mejor, de ir sola es que podrás irte a casa cuando quieras. No tendrás que convencer a nadie ni para irte ni para quedarte. Así que, haz bomba de humo y vete pensando que tu sola has sido una valiente porque no te hace falta nadie, ni para ir a una boda.

ELE KA

ELE KA

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información. Aceptar